En 2021, Marvel Studios y Sony Pictures lanzaron Spider-Man: No Way Home, una película que reunía a los principales villanos cinematográficos de Spider-Man, interpretados por los propios actores que los habían dado vida en sus respectivas franquicias. Además, la película también contaba con la aparición de dos versiones anteriores de Peter Parker, interpretadas por Tobey Maguire y Andrew Garfield.

Hubo algunas críticas que apuntaban a que la película era demasiado fan service, es decir, que estaba dirigida principalmente a los fans de la saga y no les quito razón ya que es una película que está pensada para los fans. Está llena de referencias y guiños a las películas anteriores, y está diseñada para provocar emociones en los espectadores que han seguido a este personaje a lo largo de los años.

Sin embargo, eso no significa que Spider-Man: No Way Home no sea disfrutable para el público general. La película tiene una buena historia, una acción espectacular. Además, es divertida y emocionante, y es capaz de conectar con el público de cualquier edad.

Claro que esto es solo mi opinión.

Sobre El Autor

Periodista amante del cine. Director y presentador del Podcast 'La Guarida de Kovack'.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.