Cuando Carl Fredricksen era niño soñaba con ser un aventurero. Un día conoce a Ellie, una niña que también quiere vivir aventuras, a partir de este momento ya nunca más se separarán. El sueño de estos dos aventureros es ir a las Cataratas Paraiso en América del Sur.

  Por desgracia Ellie muere y la vida de Carl se queda vacía hasta que una mañana decide emprender la aventura que tenían pensada su mujer y él, consigue elevar su casa gracias a la ayuda de un millar de globos de helio y pone rumbo a las Cataratas Paraíso, aunque se dará cuenta de que no está solo, Russell, un joven Explorador Intrépido le acompaña sin querer. Juntos vivirán la aventura de sus vidas.

   La película tiene uno de los mejores comienzos que he visto en mucho tiempo, consigue atraparte. Te cuenta la historia de como se conocen Ellie y Carl y como pasan el resto de su vida juntos. Son diez minutos sin palabras, sólo música e imágenes, pero no hace falta nada más, consigues cogerles cariño a ambos, ves como se complementan el uno con el otro, como se quieren, como se necesitan.

Cuando Ellie muere sufres el dolor de Carl, te sientes solo cuando se despierta y ella ya no está a su lado. Es la magia de Pixar, consiguen que los personajes creados por ordenador tengan vida, algunos de los actores de hoy en día no transmiten ni la mitad que estos actores pixelados.

  El personaje de Carl es muy entrañable, una persona muy tímida de la que Ellie sacó lo mejor. En un principio parecen personajes completamente opuestos el uno del otro, él es muy introvertido y Ellie es todo lo contrario, se complementan a la perfección, por eso al ver la película lo pasas tan mal cuando muere ella porque sabes que Carl no sólo ha perdido al amor de su vida sino que también parte de él mismo se ha ido con ella.

Carl soñaba con vivir aventuras pero necesitaba alguien que le diese ese toque vital a su vida, primero fue Ellie y después Russell, coprotagonista de la cinta y también un gran personaje, Russell es un Explorador Intrépido, una especie de Boy Scout, cuya misión es ayudar a una persona mayor para así poder ganar la última medalla que le falta para ser un auténtico Explorador Intrépido. Puede que en un principio este personaje resulte un poco cargante, sin embargo conforme avanza la película te das cuenta de que con Russell pasa lo mismo que con Ellie, complementan a Carl.

Creo que con esta película Pixar se superó a si misma, como he dicho ya el principio es maravilloso, podría ser una película en si mismo, cuando nos cuenta toda la historia de amor y la vida de Carl y Ellie, pero luego la película va a más cuando Carl decide cumplir el sueño de su mujer y viajar con su casa a las Cataratas Paraiso.

Toda la película está cargada de emoción, posiblemente sea una de las películas de Pixar que más emociona, cuando acaba tienes el corazón encogido pero no de tristeza, es una sensación muy agradable pero que te emociona, no me pasa con todas las películas, supongo que a vosotros tampoco os pasará.

Como dato curioso hay que decir que para el personaje de Carl se basaron en Spencer Tracy y para el de Charles F. Muntz hicieron una mezcla de  Charles Lindbergh, Howard Hughes, Errol Flynn, Walt Disney, Roald Amundsen y Percy Fawcett.

Se podría decir mucho de esta película pero sobre todo quiero resaltar que es claramente una historia de amor, ya que todo lo que hace él lo hace por Ellie, cuando ella muere y el se queda solo decide vivir esta aventura, el sueño que llevaban años pensando pero que no habían podido realizar. Como os dije la semana pasada se acerca San Valentín y puestos a ver películas romanticas ¿por qué no ver las mejores?.

Claro que esto es sólo mi opinión.

Sobre El Autor

Periodista amante del cine. Director y presentador del Podcast 'La Guarida de Kovack'.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.