Sin duda uno de los clásicos de las navidades y una de las mejores películas de la historia, incluso que puede que sea la mejor.

La historia comienza en la nochebuena de 1945 cuando los habitantes de Bedford Falls piden a Dios que ayude a su amigo George Bailey, que no pasa por una buena situación.
George Bailey (James Stewart) es un joven que vive en Bedford Falls y que su vida entera la ha dedicado a los demás. Ya de joven salvó la vida a su hermano pequeño, cuando este casi se ahoga en el hielo, por lo que perdió la audición de un oído. De mayor se ve obligado a renunciar a sus sueños, viajar por todo el mundo y estudiar una carrera, por sacar adelante la empresa que fundó su padre y que el desalmado Potter, el hombre más rico de Bedford Falls, quiere destruir.
En la nochebuena de 1945 George tiene una inspección de Hacienda, su tío tiene que ingresar 8.000 dólares en el banco, pero tras un incidente con Potter, los pierde. Desesperados tío y sobrino buscan el dinero por todas partes, hasta que George se ve obligado a ir ante Potter y humillarse, el viejo, lejos de ofrecer su ayuda, amenaza con denunciarle. Tras su encuentro el protagonista, que solo cuenta con su seguro de vida como única propiedad, decide que vale más muerto que vivo y opta por suicidarse para que su familia salga adelante.
(James Stewart)
En este momento se le concede un gran don, San José manda a un ángel de segunda clase (que son los que están a la espera de conseguir sus alas), concretamente manda a Clarence, que es el que más tiempo lleva esperándolas. El ángel le muestra a George que hubiese pasado si no hubiese nacido.
Como ya he dicho se trata de un verdadero clásico, no solo del cine navideño sino también del cine en general. La película está perfectamente orquestada por Frank Capra, que la adaptó a partir de un cuento de Philip Van Doren. Combina a la perfección el drama con el humor y lo hace a través de un guión que contiene frases cargadas de realismo y que da un gran realismo a la historia. La narración parte de una premisa muy interesante, ¿qué hubiese pasado si no hubiese nacido?, es algo que todos nos preguntamos en algún momento de nuestras vidas. Capra maneja esta premisa y la desarrolla convirtiéndola en un cuento del que al final se extrae la moraleja de que la vida de una sola persona puede influir de muchas formas.
Los actores están impresionantes. El trio protagonista formado por James Stewart (George Bailey), Donna Reed (Mary Hatch) y Henry Travers (Clarence) hacen que la historia tome forma. Stewart, ese actor con cara de buena persona, está magnífico, él mismo dijo que este había sido su mejor trabajo y no es para menos. Hace gala de todo su talento y hace que el personaje quede creíble. Tiene momentos muy cómicos pero también los tiene dramáticos, hay un momento hacia el final en el que su cara está completamente desencajada por el horror, ese gesto es impresionante.
 
(Donna Reed)

Donna Reed hace de la mujer de George, también tiene una gran interpretación, pero sobre todo resalta la química que hay entre ambos, realmente parece que estás viendo a una pareja de enamorados, principalmente cuando vuelven a casa después de la fiesta al principio de la película, es esta escena George le ofrece la Luna a Mary, sin duda alguna es una de los momentos más románticos del film.

(Henry Travers)

Por último, Clarence ¿qué decir de él? todo lo que pueda escribir será poco. Al comenzar el film dicen de él que tienen la inocencia y el corazón de un niño y eso es algo que se puede ver en la mirada de este actor, a pesar de ser una actor mayor en sus ojos se ve refleja esa forma de mirar que tienen los niños, que parece que ven todo por primera vez y están cargados de ilusión. Además de esto el personaje es entrañable. Gran parte de la comicidad de la película cae sobre él y sabe llevarlo. Tiene frases que consiguen muy cómicas, puede que no sueltes grandes carcajadas con ellas, pero son de esas frases que te sacan una sonrisa de verdad.

Veo esta película todas las nochebuenas con mi padre desde hace varios años y siempre que acaba aplaudimos y decimos que es una auténtica obra maestra, casi nos da pena acabarla y tener que esperar otros 365 días para volver a verla, pero las tradiciones son las tradiciones.

Os recomiendo que la veáis estas navidades y comencéis una tradición tal y como yo hice. Esta película sacará lo mejor de vosotros mismos. Otra de las moralejas que tiene, además de la influencia de la vida de una persona en el resto, es que nadie fracasa si tiene amigos.

Posiblemente me he quedado corto hablando de esta maravillosa historia, cuando una película es tan buena es muy fácil hablar de ella pero también es fácil que se te olviden algunas cosas. Lo que no se me olvida es pediros que la veáis, porque os aseguro que os va a encantar y más en estas fechas en las que se pide que seamos un poco mejores.

Claro que esto es sólo mi opinión.

Sobre El Autor

Periodista amante del cine. Director y presentador del Podcast 'La Guarida de Kovack'.

3 Respuestas

  1. Anonymous

    El 24 de Diciembre desde hace varios años y,seguro que en el futuro tambien, tengo una cita con esta gran pelicula y con mi hijo. Espero que sigamos viendola durante muchos años

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.