mad-max-fury-road-la-guarida-de-kovackGeorge Miller se vuelve a poner al frente de su obra poniendo por delante toda una declaración de intenciones indicando que lo que vamos a ver rompe con todo lo anterior, al menos así lo refleja eliminando el mítico coche de Mad Max nada más empezar la película. Nos presenta a un Max (Tom Hardy) al que su pasado no le deja de perseguir, intenta sobrevivir aislándose de cualquier persona y convirtiéndose en casi un animal que prácticamente ha olvidado hablar. Sin embargo, su destino le lleva a una ciudadela gobernada por Immortan Joe (Hugh Keays-Byrne, que también interpretó al villano en la primera película, aunque el personaje no es el mismo). Sin quererlo Max se verá metido en una guerra en la que lo único que podrá hacer es volver a pisar el acelerador.

mad-max-fury-road-charlize-theron-la-guarida-de-kovackLo que sorprende de la película son sus grandes efectos especiales, George Miller quiso que estos fuesen lo más realistas posibles y por ello apenas recurrió al CGI, convirtiendo esta cinta en todo un referente del cine de acción de los últimos años.

Hay un fuerte carácter feminista en esta historia en la que las mujeres, encabezadas por Charlize Theron y su Emperatriz Furiosa, se ponen al volante y se defienden con uñas y dientes para reivindicar su lugar en una “sociedad” que las ha cosificado y las ha reducido a meras reproductoras. Tan fuerte es este carácter que el personaje de Max, que recordemos que pone nombre a la franquicia, hay veces que simplemente se pasea por las escenas dejando claro que las que luchan son ellas, bravo por George Miller.

A nivel de efectos especiales está a años luz de sus hermanas mayores y a nivel de historia se podría decir que también.

Claro que esto es sólo mi opinión.

Sobre El Autor

Periodista amante del cine. Director y presentador del Podcast 'La Guarida de Kovack'.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.