el-ultimo-tango-en-paris la guarida de kovackPelícula de 1972 que nos cuenta la historia de dos desconocidos que se conocen en un apartamento de alquiler en París, ella, Jeanne (Maria Schneider), es una joven actriz francesa de 20 años; él, Paul (Marlon Brando), es un norteamericano de 45 años que regenta un hotel de poca monta y que acaba de quedarse viudo tras el suicidio de su mujer, una vez que sus vidas se cruzan en ese apartamento la pasión y el desenfreno les conectará y convertirán ese piso en su nido de “desamor”.

La cinta está plagada de erotismo, sobre todo femenino ya que la actriz Maria Schneider pasa gran parte del metraje enseñando su cuerpo desnudo. Pero todo esto queda eclipsado por la relación tan tóxica que tienen estos dos personajes, tanto que la palabra sumisión quedaría pequeña para referirnos a la actitud de Jeanne que está completamente anulada frente a Paul y este lo aprovecha para dirigir hacia ella los más duros desprecios y el trato más vejatorio. Paul utiliza a Jeanne como un juguete, él llama, ella va y cuando él se cansa se va. Hay en determinados momentos en los que el espectador ve una pizca de esperanza en el comportamiento de la francesa al intentar luchar por la extraña atracción que tiene hacia el maduro americano, sin embargo su vida fuera del apartamento tampoco es muy saludable, trabaja como actriz para un director con aires de grandeza que está haciendo una película sobre su vida, aunque con pequeños matices. Todo esto lleva a Jeanne a ver ese piso como una balsa en medio de un mar bravío y a Paul como el hombre que la salvará.

el ultimo- tango en paris la guarida de kovack

Claro que el personaje de Brando tampoco se queda atrás, como decía más arriba acaba de quedarse viudo, además sabe que su mujer tenía un amante que, además, vive en el hotel que dirige y que su mujer moldeó para que fuese igual que él. Hay momentos a lo largo del film en los que no sabes si Paul pudo matar a su mujer y fingir un suicidio por la rabia de saberse engañado, la película lo aclara en una escena magistral que me llevó a plantearme alguna duda más (escuchad el podcast una vez vista la película, allí explico mis dudas sobre esta escena).

En términos generales se puede decir que es una película dura de ver, a mi por lo menos no me agrada ver a una persona humillarse así y menos aún que la humillen. Una de las escenas más míticas es la de la mantequilla, donde el personaje de Brando unta con mantequilla lo que se puede suponer que es el ano de Jeanne para después forzarla analmente mientras recita un poema, hay que decir que según afirma el propio director de la película, Bernardo Bertolucci, la violación fue real:

Son cosas graves, pero las películas se hacen así. Las provocaciones son a veces más importantes que las explicaciones

el ultimo mohicano violación la guarida de kovackEstas declaraciones las podemos encontrar en un artículo de la revista Fotogramas, en ese mismo se puede leer que el director y Brando pensaron en esa escena mientras ambos almorzaban. Sea cierto o no la escena siempre será recordada por su crudeza y por subrayar, una vez más, la poca falta de amor propio de Jeanne que pese a esta violación sigue acudiendo a los brazo de Paul.

Como digo, una pelicula muy dura pero recomendable para ver que no hay que caer en este tipo de relaciones tóxicas, no es la mejor elección para ver en un mal día, esta historia requiere del espectador un estado de ánimo ya que si os ponéis con ella en un mal día os aseguro que ese día no mejorará.

Claro que esto es sólo mi opinión.

Sobre El Autor

Periodista amante del cine. Director y presentador del Podcast 'La Guarida de Kovack'.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.