Esta semana traigo una película que a pesar de tener ya sus añitos ha aguantado bien el paso del tiempo.
   La CIA contrata a un grupo de mercenarios para llevar a cabo una misión de rescate en plena selva centroamericana. La misión se desarrolla con mucho éxito sin embargo cuando se disponen a volver se dan cuenta de que hay algo que les acecha.
   Ahora mismo casi todo el mundo conoce la historia, pero en su día tuvo que impresionar bastante. Comienza siendo la típica película de acción y con cuenta gotas nos va presentando el personaje de Depredador, parece que alguien les está siguiendo hasta que en un plano el espectador puede observar que no es humano. Para causar una mayor impresión yo hubiese quitado la escena inicial en la que se ve cómo llega una nave espacial a la tierra, así se hubiese impresionado más al espectador cuando se muestra que se trata de un extraterrestre.

El traje está muy bien diseñado, es lo que tienen los efectos especiales que son reales, los CGIs dan buen resultado pero envejecen mal, los animatrónicos y los trajes suelen hacerlo mejor, es el caso que vemos en la saga de Alien o en la de las Tortugas Ninja.

  Sobre el personaje de Depredador hay que contar una anécdota bastante curiosa, se pensó en que el mismísimo Jean Claude Van Damme se pusiese bajo la piel de la criatura de otro mundo, pero como parece que a Van Damme le gusta que se le vea la cara dicen que lesionó a un especialista con la intención de que le echasen del proyecto. Finalmente fue Kevin Peter Hall quién se metió en la piel de este extraterrestre, este actor con sus 2 metros y 19 centímetros podía plantar cara al titánico Schwarzenneger.
  El reparto lo forman Arnold Schwarzenneger, Carls Weathers, Jesse Ventura, Bill Duke, Sonny Landham, Richard Chaves, Shane Black y Kevin Peter Hall. Las interpretaciones son lo que son, son tipos duros que no tienen tiempo ni para sangrar, son más duros que el pan de ayer, así lo muestran en esos diálogos tan sesudos que tienen. Con esto no estoy criticando este tipo de películas palomiteras, como podréis observar en la guarida se ve mucho cine palomitero y además fomento el que se vea.

La historia se centra en el concepto de “cazador cazado”, como unos mercenarios de élite que viven de misiones así se convierten en la presa de un ser extraterrestre cuyo hobbie es cazar. Posiblemente por centrarse en ello la calidad de los diálogos baja, pero no lo hechas en falta porque lo que gusta de estas películas es precisamente el choque que hay entre ellos, la gracia está en ver quien es más chulo de todos.

A la hora de disfrutar de esta película hay que dejar el cerebro en modo Off y dejarse llevar por la historia que como ya he dicho está plagada de acción típica de los ’80.

Claro que esto es sólo mi opinión.

Sobre El Autor

Periodista amante del cine. Director y presentador del Podcast 'La Guarida de Kovack'.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.