creed la guarida de kovack Pese a que iba con ciertas dudas, he de reconocer que me encantó. No es la despedida de Rocky ya que eso se hizo en la sexta entrega de la saga, pero tiene algo especial. Volver a ver a Stallone bajo la piel de Rocky me ha emocionado.

La película guarda la esencia de la saga de Rocky, un canto a la vida y a la superación, una esencia que se manifiesta en su mayor parte en la primera y en la sexta entrega. En esta ocasión, Rocky no se sube al ring, sino que se mantiene en una esquina para entrenar al hijo de su primer gran rival y posterior amigo Apollo Creed, Adonis Creed (Michael B. Jordan).

creed stallone jordan la guarida de kovackLa historia guarda cierta relación con la primera entrega, en el sentido de que Adonis también busca su sitio dentro del boxeo. En este caso el protagonista quiere honrar el legado que le ha dado su apellido y no quiere alcanzar su lugar usándolo sino ganándoselo golpe a golpe. Para ser el mejor recurrirá al mejor, Rocky.

Sylvester Stallone fue nominado por esta película al Oscar a mejor actor de reparto, finalmente no lo pudo ganar pero  se llevó el Globo de Oro. Stallone nos da una buena actuación,  no es tan física como en el resto de entregas, sino más bien es emocional, su cuerpo sufre las acometidas del implacable tiempo pero conserva su corazón de guerrero. Todo esto lo ha sabido trasladar dando al público una de sus mejores interpretaciones y ganándose el favor de la crítica. Al otro lado del cuadrilátero nos encontramos a Michael B. Jordan, al que vimos en ‘Chronicle’. El actor se ha puesto en muy buena forma para el papel, da la talla en determinados momentos aunque en otros no llega, pero en términos generales cumple.

A nivel general la película atrapa, volver a las calles de Philadelphia siempre nos gusta a los fans de Rocky, además los minutos vuelan, se administra muy bien todo lo que va pasando. En los momentos clave el director, que sólo ha rodado 3 películas contando estas, está a la altura.

Destacar también el apartado musical, no encontramos a Bill Conti a las partituras pero su legado aparece en los mejores momentos dando un punto más de emoción.

Para los fans y los amantes del cine esta es una gran película y una buena manera de disfrutar de dos horas de emoción a flor de piel.

Claro que esto es sólo mi opinión.

Puedes leer el especial de Rocky aquí.

Sobre El Autor

Periodista amante del cine. Director y presentador del Podcast 'La Guarida de Kovack'.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.